Talento y discapacidad: hoy tenemos mucho que celebrar

Hoy, como cada tres de diciembre, celebramos el día internacional de las personas con discapacidad y lejos de sentimientos autocomplacientes, de alimentar el ego y valorarse por encima de la objetividad, hoy tenemos mucho que celebrar. A lo largo de muchos años de esfuerzo continuado por defender el talento por encima de la circunstancia, se han conseguido derribar muros, primero físicos y después, con más dificultades, psicológicos y sociales.

Si bien es cierto que la integración es hoy una palabra extendida, conocida e incluso celebrada, no es menos cierto que el vocablo es, en ocasiones, relacionado con contextos que limitan su significado. Desde la Fundación Osga Reintegra y el Grupo Osga, sabemos que la integración tiene muy poco que ver con la caridad, con la bonhomía o con la inyección de recursos que la sustenten. La integración es otra cosa. La integración es la gestión adecuada del talento.

Decíamos que hoy tenemos mucho que celebrar y así es. Tenemos que celebrar que el talento ha ganado la batalla a los prejuicios, la valentía a los miedos y hemos sido capaces de poner en valor las diferencias. 

El talento es inherente a las personas y no depende de sus circunstancias, de sus dificultades o sus capacidades. El talento no depende de lo que cueste conseguir el éxito. Las personas y entidades, como Grupo Osga y Fundación Osga Reintegra, que trabajamos con personas en situación de discapacidad, sabemos que nuestra tarea es tan sencilla y tan compleja como atreverse a dar el paso de llevar por bandera que queremos ser parte de la solución y no parte del problema.

Hoy la sociedad grita a los cuatro vientos igualdad, es cierto que queda camino, que quedan barreras, que queda quien todavía no termina de entender que las personas somos personas y que, como tal, tenemos circunstancias que nos hacen, afortunadamente, no ser ni normales ni corrientes. Somos diferentes, diversos y por tanto más ricos como sociedad de lo que lo seríamos en un mundo en el que la diferencia se penalizase o la diversidad se escondiese.

La Fundación Osga Reintegra y el Grupo Osga ya no es una isla en medio del océano, no somos una excepción, somos una herramienta, una corporación al servicio de muchos para conseguir la integración sostenible. La integración no es caridad, es gestión del talento. 

Hoy tenemos mucho que celebrar y queremos hacerlo invitándote a decirle al mundo que #YoSoyCapaz