Fue el 24 de julio de 2009 cuando los medios locales toledanos despertaban con la noticia del nacimiento de 2 centros especiales de empleo, ahí empezó la historia de Digidoc. Hay que retroceder un poco más en el tiempo para conocer el origen de este proyecto basado en 3 pilares: la Responsabilidad Social Corporativa, los nuevos yacimientos de empleo y la rehabilitación de entornos históricos para tareas productivas. Fue en 2008 cuando se lanzaron varias ofertas de empleo dirigidas a las personas con discapacidad despertando una gran ilusión en Consuegra (Toledo) ya que para ellos suponía una oportunidad para formarse y trabajar cuando hasta entonces les resultaba impensable.
Fue gracias a las sinergias públicas y privadas que este proyecto se convirtió en una realidad aunando el apoyo de la Junta de Castilla la Mancha, del Ayuntamiento de Consuegra y de la iniciativa privada.
El proyecto Digidoc unió 2 historias que 10 años después siguen juntas y nos acercan sus testimonios. Isabel Seldas (administrativa) y Mª Carmen Dueñas (operaria), fueron de las primeras contrataciones a principios de 2009, de las que han visto crecer este “proyecto lleno de ilusión y con muchas ganas de crecer” como afirma Isabel.
Aún recuerda Carmen aquel Madridejos festejando el día de San Sebastián (su patrón) cuando una llamada le comunicaba que había sido seleccionada para trabajar en la empresa. Fue el 10 de febrero cuando Carmen llegó a Digidoc por primera vez y empezó en sus labores de digitalización de libros. Carmen recuerda que “cada vez me gustaba más lo de la digitalización”. 
La empresa nació con un gran volumen de trabajos encargados por ayuntamientos, Diputación, universidades, iglesia, colegios profesionales,… prácticamente se encargaban de la digitalización de documentos de todos los organismos oficiales. Pero hubo un bache que fue imposible de superar, la crisis económica obligó a hacer un ERE en Digidoc (2012) pero todos estaban seguros de que sería un “hasta luego” entre Carmen e Isabel. 2 años más tarde (2014), la digitalización del archivo histórico de varios ayuntamientos de la provincia de Guadalajara reactivó la actividad de la empresa lo que hizo que Carmen volviera a su anterior puesto de trabajo y las aguas volvieran a su cauce. “Desde entonces hasta hoy aquí sigo aprendiendo cada día un poquito más y dispuesta a seguir aprendiendo.”
Fue en 2016 cuando Grupo Osga movió ficha apostando por Digidoc sumándolo a su red empresarial. Ambas compañeras y amigas esperan que esta circunstancia “sea por mucho tiempo”.
Hoy, ya en 2019, Digidoc es una gran apuesta de Grupo Osga y la historia de Carmen e Isabel es un orgullo para nosotros ya que supone un ejemplo de integración social y laboral de 2 personas que se muestran orgullosas y a gusto en su puesto de trabajo.